"Para Todos Los Frikis"
  Entrevista a Akira Toriyama
 

Entrevista a Akira Toriyama

Esta es una entrevista realizada a Akira Toriyama para el libro de ilustraciones que recogerían todas sus ilustraciones de Dragon Ball en sus 10 años de dibujo. En ella se centran sobre todo en el estilo de dibujo empleado y el color.

Me gustaría preguntarle principalmente por su trabajo gráfico. Por ejemplo, me da la impresión de que, cuando empezó a dibujar Dragon Ball, se esforzaba por hacer que el estilo se viera diferente al de Dr. Slump, la serie que había realizado antes.


Akira Toriyama. Sí, es cierto. No me gusta trabajar siempre con el mismo estilo, y suelo cambiar mi estilo para adaptarlo al guión. Aunque, si ahora me pidieran que dibujara al estilo de Dr. Slump, todavía podría hacerlo: todas las formas muy redondeadas, etc. Al final de Dragon Ball me resultaba más interesante pensar en el argumento de la historia que en el dibujo en sí; y ya no ponía en las páginas la fuerza de antes. Cuanto más encarnizada era la lucha, más estilizadas se volvían las líneas y más sincopado el trazo.
No me gusta dibujar siempre igual; la verdad es que soy un poco caprichoso. Cuando leo alguna carta de un fan que diga: “Me gustaba más como dibujaba antes”, pienso: “Pues ahora dibujaré aún más espontáneamente”. [Se ríe]. Al principio, no tenía mucha confianza con las escenas de lucha, porque, en realidad, nunca había hecho dibujos que tuvieran mucho movimiento; era más que nada un ilustrador. Por ello, el primer Gran Torneo de las Artes Marciales me resultó muy difícil de dibujar.

Se dice que usted en su estudio no tiene ningún material de consulta. Cuando dibujó esas primeras escenas de lucha, ¿tomó referencias de algún sitio?

A.T. Bueno… no me acuerdo muy bien, pero lo que si puedo decirle es que copiar de otros dibujantes no va conmigo. [Se ríe]. Es posible que recordara alguna escena de lucha que hubiera visto hace años. En realidad, creo que las películas son lo que me resulta de más utilidad; siempre me ha gustado mucho el cine.

¿Sigue viendo muchas películas?

A.T. No, en realidad no he ido al cine desde que nació mi hijo. Pero tengo grabadas en video la mayoría de las películas extranjeras que han dado por televisión, del género que sea. Normalmente tengo puesta una película mientras trabajo, aunque nunca subtitulada, porque entonces no puedo trabajar. [Se ríe]. Básicamente, estoy trabajando y cuando el sonido me hace pensar que está ocurriendo algo interesante, echo una mirada. A veces realmente quiero ver una película, y entonces la miro poniendo atención, pero normalmente sólo la tengo puesta, que vaya pasando.

¿Alguna de esas películas le ha inspirado para Dragon Ball?

A.T. No, no tengo conciencia de ello. Generalmente, sus argumentos no son aplicables a la historia de Dragon Ball. Pero sí pueden haberme inspirado en la forma de presentar algunas cosas, en el aspecto visual. Por ejemplo, en el caso de las explosiones, no es simplemente “¡Boom!”, y ya está, sino que primero se ve una luz y el sonido, el “¡Boom!” viene después.

Esta clase de narración cinematográfica es habitual en las escenas de lucha.

A.T. Para eso, también me inspiro mucho en el ritmo que tienen las escenas de lucha en las películas de Jackie Chan. Y cuando sí utilizo material de referencia es cuando tengo que dibujar un coche o un avión. En este caso las maquetas son muy útiles, porque, si hay que dibujar un coche, permite mirarlo desde muchos ángulos.

Sus deformaciones de coches y aviones para el manga me parecen fantásticas.

A.T. ¿Sí? Dibujar estas cosas de forma totalmente realista requiere mucho tiempo y si no lo haces perfecto, hay un momento que te estrellas. En cambio, si deformas el dibujo, aunque el resultado sea algo distinto del modelo, no pasa nada; es muy sencillo. Y como a mí lo que me interesa es seguir dibujando la historia, resulta muy práctico. [Se ríe]. Además, como mis mangas son mangas de humor, los personajes son un poco caricaturescos. Si no fuera también caricaturesco todo lo demás sería extraño.

En Dragon Ball, además de vehículos adaptados de otros que existen en la realidad, aparecen también vehículos totalmente originales, ¿no?

A.T. ¡Creo que cuando tengo que inventarme vehículos originales es cuando mejor me lo paso! [Se ríe]. Antes de empezar a dibujarlos, tengo que pensar por dónde se sube, dónde tiene el motor, etc. Cuando dibujo coches y otros vehículos que existen realmente, tengo que mirar muchas veces la referencia; en cambio, cuando se trata de un aparato pensado por mí, nadie puede decirme: “¡Ey, esto no va así!” [S e ríe]. Lo he inventado yo,  síque está bien como está. [Se ríe].

Volvamos al dibujo, específicamente al color. ¿Qué materiales emplea para colorear sus ilustraciones?

A.T. Uso tintas de colores. Me lo sugirió hace unos años una dibujante de manga shojo. Antes utilizaba los clásicos rotuladores de colores. Cuando trabajaba con ellos los iba apretando para sacar la tinta en un plato y allí la mezclaba con agua. Pero cuando tenía que pintar una gran superficie, este método resultaba muy trabajoso. La dibujante me dijo: “¿Por qué no usas tintas de colores?”, y yo pensé: “¡Ah, que buena idea! Ya podré pintar sin tener que apretar todo el rato”. [Se ríe]

Por cierto, ¿Cuál es el color que le gusta más, señor Toriyama?

A.T. Me gusta el verde, el verde italiano. Y también el amarillo y el naranja.

El amarillo y el naranja…ésos son los colores del uniforme de Goku.

A.T. Sí. Pero no es porque sean colores que me gustan a mí, sino porque són los colores del uniforme de entrenamiento de los monjes chinos. Son los dos colores que se usan en China para las celebraciones.

Cuando crea un nuevo personaje, ¿en qué piensa primero? ¿En su personalidad o en su aspecto?

A.T. Primero pienso más bien en la trama general de la historia, que determina luego cómo van a ser los personajes y, por último, hago los dibujos. Éste es el orden que sigo.
A veces uno se arrepiente del aspecto de un personaje. Por ejemplo, en el caso de Cell, me di cuenta más tarde de que me había complicado la vida, porque luego me olvidaba de pintar las motitas ésas que tiene repartidas por todo el cuerpo. [Se ríe]. Me pasaba muchas veces. Y no es que no me gusten las tramas mecánicas; en realidad sí me gustan, pero resultan incómodas, porque tengo que pegarlas yo mismo.

Cuando piensa en el aspecto y el vestuario de un personaje y lo dibuja, primero en blanco y negro, ¿ha decidido ya de qué color será?

A.T. Mmmm… bueno, no es que lo tenga decidido de antemano. Cuando llega el momento de ponerle color, me digo: “Esto debe ser así”. Pero, como nunca compruebe cómo había pintado el personaje en ocasiones anteriores, a veces los colores varían mucho. [Se ríe].

Este libro presenta sus ilustraciones por orden cronológico y se ve claramente que el estilo y la forma de tratar los colores van cambiando cada año.

A.T. Esto no es intencionado. Van cambiando sin que yo mismo me dé cuenta. Pero, cuando miro un original de un año atrás, no puedo dejar de pensar que es un trabajo mediocre.

¿Sólo de un año atrás?

A.T. Sí. Seguramente estoy evolucionando. [Se ríe]. Los dibujos de hace sólo muy poco tiempo los encuentro mal hechos. En los originales de hace unos seis meses, ya encuentro que los dibujos tienen mucho que desear y en los originales a color acostumbro a encontrar muchos fallos inmediatamente después de haberlos coloreado.

¿En serio?

A.T. Si tuviera tiempo, me gustaría repetirlos, pero siempre me falta tiempo. [Se ríe].

También ha ido cambiando su manera de aplicar el color.

A.T. Sí. Hace tiempo, el brillo del cabello lo matizaba, pero esto requería mucho tiempo. Cuando en 1989 hice a Kosuke-sama y Rikimaru-sama para el Carnaval de Dibujos Animados de Jump, vi los dibujos de Toyoo Ashida, y pensé que la forma de tratar la luz y la sombra en los dibujos animados no estaba nada mal, así que empecé a pintar de una forma más dura, con más contrastes en el color. El Sr. Ashida es una persona por la que siento una gran admiración.

¿Cómo decide de qué color pinta cada cosa? ¿Prueba primero con distintos colores?

A.T. Generalmente, lo pinto directamente. Acostumbro a pintar primero las superficies más grandes y luego voy pintando los otros detalles en función de ellas. En el caso de Goku, cuyos colores están ya decididos, pinto los fondos de acuerdo con ellos.

¿Cuándo realiza una ilustración, hace todo el proceso seguido, desde el dibujo en blanco y negro al coloreado?

A.T. Normalmente lo hago todo seguido. Cuando empiezo a dibujar, me concentro totalmente en el tema y ni siquiera oigo mí alrededor hasta que termino.
Una vez estaba dibujando una ilustración y la mano me empezó a temblar. “Qué raro”, pensé, “¿qué me estará pasando?” . Y entonces noté que la mesa se movía. “¡Ah, vaya, pero si es un terremoto!” [Se ríe]. Normalmente voy dibujando hasta que termino el dibujo, aunque tenga que restarle horas al sueño. Si lo dejo a medias, no puedo dormir… me quedo tan pendiente de ello que a veces continúo dibujando en sueños y, cuando me despierto por la mañana, digo: “Hala, pero si en el sueño ya lo había terminado”. [Se ríe].

Por último, ¿Cuáles son las ilustraciones que más le gustan de todas las que ha hecho en estos 10 años de Dragon Ball?

A.T. Me gusta aquella en la que Goku y Gohan están montados en una Harley con patas. Ésta es la única ilustración que me gusta de verdad.

¿Una sola ilustración en 10 años?

A.T. Que yo recuerde, ésta es la única en la que tanto la composición del dibujo como el color están bien logrados.

Ahora que lo dice sí que parece que su evolución culmina en esa ilustración…

A.T. En general, no creo que mis dibujos sean gran cosa. Lo que más me fastidia cuando dibujo es no poder obtener una forma de expresión que sorprenda por lo revolucionaria. Creo que tiene que existir una nueva forma de expresarse con el dibujo, una nueva manera de combinar los colores, de crear imágenes.
Pero tengo un carácter curioso: cuando decido hacer algo, me entrego a ello por completo, pero me canso enseguida. Quisiera ser capaz de dibujar siempre con el mismo estilo, pero no me gusta trabajar en lo mismo; me canso. [Se ríe].  Ésta es la razón de mis fracasos; me salen dibujos que a mi mismo no me gustan. Pero reflexionar sobre lo que hemos hecho mal es lo que nos hace avanzar, y yo soy de los que reflexionan. [Se ríe].

 
  Hasta ahora entraron 29414 visitantes (53143 clics a subpáginas) ¡Los Frikis arrazan la página! Todos Los Derechos Reservados.  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
© Copiright Web Mundo De Frikis 2008. Todos los Derechos Reservados.

Mundo de Frikis.es.tl